Todos somos diferentes

acupuntura coreana de 8 constituciones

2020, un año atípico

El 2020,  un año lleno de limitaciones y cambios, ha llegado a su fin.

El día 14 de marzo 2020, cuando se declaró la pandemia, nadie imaginaba que la cuarentena se convertiría en un estado perpetua sin fecha de caducidad.

Y ahora celebrando la entrada del año 2021 empezamos a asumir que, el mundo que conocíamos ya no volverá jamás, ni somos lo que éramos.

Cambios en nosotros

Con la cuarentena nuestra vida se limitó dentro de cuatro paredes y el mundo entero se paró como por arte de magia. Las ofertas de todo tipo ya no estaban disponibles y el consumismo sin freno perdió su fuerza.

Entonces nos dimos en cuenta que todos aquello no eran tan imprescindible. Apagamos la televisión que remitía mensajes repetitivas sin sentido y nos pusimos a cocinar, pintar, cantar, bailar o simplemente pasear sin rumbo.

Nuestra vida cotidiana empezó a brillar y nuestra capacidad innata de percibir los estímulos internos y externos se despertó. Empezamos a vivir conectados más a nuestro cuerpo que a la mente.

Preguntas y más pregunta

Entonces surgieron muchas preguntas sobre las necesidades reales de nuestro cuerpo. Por ejemplo:

  • Llevo 4 años privándome el consumo de carne. En mi última analítica parece que tengo problema de coagulación.
  • Me hincha la barriga cada vez ceno la ensalada de hojas frescas.
  • Tomo ginseng para reforzar el sistema inmune, desde entonces sufro de dolor de cabeza y eccema.
  • He quitado el consumo de pan en mi dieta para adelgazar y así estar más sano. Pero últimamente me han aparecido los herpes bucales y sufro de ansiedad e insomnio.
  • Me encanta la comida picante pero cada vez que lo como me despierto por la noche con la sesación de calor.

Cada punto mencionado arriba, sólo algunas personas lo experimentan y otros no sienten nada en especial al respecto incluso, se sienten mejor.

¿Por qué? La respuesta es simple. Porque todos somos diferentes.

Todos somos diferentes

Todos nosotros nacemos diferentes dependiendo de los patrones genéticos que a su vez se clasifica en determinados grupos. Y cada grupo tiene múltiples características metabólicas, orgánicas y energéticas.

Personalmente lo experimenté a los 11 años en Corea, mi país natal.

En Corea para combatir el calor sofocante de verano solemos preparar un estofado llamado “samgyetang”, que se prepara con picanton y ginseng, ambos alimentos contienen máxima energía de fuego por excelencia. Fue la primera vez que probé dicho plato tan apreciado y preparado cuidadosamente por la madre de mi amiga. Poco después de haberlo comido, empecé a tener un terrible dolor de cabeza y acabé vomitándolo. Pero a mi amiga no le pasó nada. Mucho tiempo después entendí el porqué. Era por mi constitución física: la de Fuego. Al comer un plato de mucho fuego, mi cuerpo que ya era de fuego no pudo digerirlo y acabé vomitando.

Acupuntura Coreana de Ocho constituciones

En WOO acupuntura coreana proponemos diferentes tratamientos de acupuntura, basado en la medicina de 8 constituciones,  que clasifica a las personas en 8 diferentes constituciones físicas.

Es un método exclusivo coreano que fue desarrollada por el Dr. Dowon Kwon, un reconocido acupuntor coreano en 1965. Se trata de un método de curación basada de la medicina tradicional china pero con un enfoque sumamente holístico.

De esta manera podemos tratar la raíz y las causas de la enfermedad y no solamente aliviar los síntomas. En WOO Acupuntura Coreana tratamos cada paciente con tratamientos específicos según la constitución que pertenece.

 Una vez que el paciente recupera sus equilibrios energéticos e orgánicos aconsejamos cuidado de la alimentación e incluso estilo de vida de acuerdo a la constitución que pertenece. Así pueden mantener su propia salud de forma autónoma y continuada.

Os invito a descubrir el fascinante mundo de la medicina de las 8 constituciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.