Cuando la acupuntura no funciona…

Muchas personas creen que la acupuntura no funciona. A veces, esta es una suposición incierta que está sostenida por aquellos que han probado la acupuntura con poco o ningún resultado. Entonces, ¿por qué la acupuntura no funcionó para estas personas?

A lo largo de mi trayectoria profesional he podido identificar ciertos puntos en común entre las personas quienes tuvieron éxito con el tratamiento de la acupuntura.

Aquí os comento los tres requisitos esenciales para tener éxito en un tratamiento de acupuntura.

1. Me permito recibir la «dosis» correcta.

Hoy en día, la gratificación instantánea tiene una gran demanda. Las personas que son nuevas en la acupuntura a menudo esperan resultados inmediatos y dejan de venir cuando no los obtienen.

Roma no se construyó en un día, y la acupuntura no resolverá tus problemas de la noche a la mañana.

La acupuntura funciona de forma acumulativa, lo que significa que un tratamiento de acupuntura se apoya en las sesiones anteriores.

Considero que para obtener resultados, un tratamiento debe ser de 10 sesiones, que se reciben una vez a la semana o con mayor frecuencia, dependiendo de la gravedad, la cronicidad y la urgencia de la patología. Comúnmente las mejoras importantes se producen en las primeras 10 sesiones, o incluso pueden esperar una recuperación completa. Pero, de nuevo, todo depende de la condición física de cada paciente, su naturaleza y el grado de patología.

Ciertos problemas agudos, por ejemplo, dolor y rigidez de cervicales, distensiones musculares y esguinces por lesiones deportivas, síndrome del túnel carpiano en etapa inicial, generalmente se resuelven entre cinco y diez sesiones, a veces menos.

Las enfermedades crónicas, especialmente aquellas asociadas con debilidad funcional de los órganos o defensas bajas, requieren tratamiento a largo plazo. Los ejemplos de estas afecciones más crónicas incluyen la mayoría de los casos de infertilidad, asma, alergias, algunos trastornos de la piel como la psoriasis y enfermedades neurológicas y digestivas.

Las afecciones urgentes, como las migrañas severas o el dolor postoperatorio, pueden requerir de dos a tres tratamientos por semana hasta que se controlen los síntomas, seguidos de visitas con menos frecuencia hasta que la afección se estabilice. Con el tiempo puede bajar la frecuencia a una vez al mes o menos por mantenimiento.

De manera similar a como los medicamentos son efectivos cuando se toma la dosis prescrita, si no recibe la acupuntura con la frecuencia suficiente, de manera consistente y dentro de un marco de tiempo apropiado, es poco probable que produzca el resultado deseado.

2. Tengo suficiente energía.

Otro factor clave en el éxito de la acupuntura tiene que ver con la fuerza constitucional. Si un paciente al comienzo del tratamiento de acupuntura ya está agotado física o emocionalmente, o sufre una enfermedad grave o tiene un estilo de vida agotador, tomará más tiempo de lo normal para ver los resultados.

La acupuntura trabaja con la energía en tu cuerpo para promover la curación. Si tu energía es baja, hay menos energía de base con que trabajar para la curación. Por esta razón cuando un paciente de baja energía acude al tratamiento, en primer lugar debe trabajar para restaurar su condición física.

Los acupuntores pueden aumentar la energía de un paciente estimulando con aguja y/o usando la moxibustión (aplicación de calor con artemisa) en ciertos puntos de meridianos y así promover la energía de los órganos.

Si generalmente no tienes mucha energía, o si tienes una enfermedad crónica o estás pasando por un período especialmente estresante o agotador en tu vida, debes esperar que haga el/la acupuntor@ haga un poco de trabajo preliminar. Dependiendo del nivel de agotamiento que tengas, aumentar tus niveles de energía puede llevar de una a varias sesiones antes de comenzar el trabajo real.

3. Hago dieta y tengo un estilo de vida saludable.

La dieta y el estilo de vida de paciente contribuyen significativamente a la probabilidad de éxito en la acupuntura. En la misma línea de lo comentado anteriormente, si tu cuerpo no está siendo alimentado y cuidado adecuadamente de manera saludable, te costara más tiempo para que la acupuntura empiece a tener efectos.

Durante la entrevista de tu primera visita, el/la acupuntor@ generalmente pregunta sobre tus hábitos alimenticios diarios. Está tratando de evaluar si la dieta podría estar contribuyendo o agravando los síntomas. A veces, incluso los alimentos que se consideran «saludables» según los estándares dietéticos occidentales pueden ser perjudiciales para tu constitución física.

Además de la dieta, el/la acupuntor@ preguntan sobre el estilo de vida, tales como cuando te acuestas, cuánto alcohol bebes, si fumas, cuántas horas trabajas, si practicas deportes etc. Todas estas cosas informan el panorama general de tu salud y ayudan al/a la acupuntor@ a determinar el punto de partida para el tratamiento.

La acupuntura requiere pensar en la salud de una manera completamente nueva de lo que la mayoría de nosotros estamos acostumbrados.

La curación con acupuntura ocurre cuando el paciente y el profesional entran en una verdadera asociación, una situación en la que el/la acupuntor@ escucha al paciente en todos los niveles (físico, emocional y hábitos) y el paciente está abierto a una nueva perspectiva sobre la salud.

Solo entonces la acupuntura puede producir los resultados que esperamos. Y una vez se crea la asociación con una visión holística, un/una acupuntor@ pueden ser un verdadero aliado para tu salud que te acompañara toda la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.